Seleccionar página

Logré vencer al cigarro, antes de que él me venciera a mí.

Resultado de imagen para dejar de fumar
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest

Mi nombre es Arturo, tengo 55 y he sido fumador por 20 años.

Si, como leéis, 20 años.

Nunca dimensioné el grado de mi adicción al cigarrillo, ni siquiera cuando mi mujer me vivía remarcando el daño que me estaba provocando a mi salud y ni hablar del constante olor a humo y tabaco que destilaba mi cuerpo.

Aunque no lo crean intenté, a través de diferentes métodos, vencer mi adicción y los resultados no duraban más de una semana. Lo único que lograba era estar de mal humor, ansioso, comer desesperadamente y no poder pegar ojo en toda la noche.

Estaba completamente resignado.

No fue hasta que, un día, mi hija mayor (15 años) me contó que había leído en Internet acerca de unos “imanes bioactivos” que se colocaban en la oreja, y servían para dejar de fumar.

Lo primero que hice fue poner un pretexto de que ya había intentado con todo y nada servía.

Sin embargo, ella insistió en que lo intentase, y me dijo: “Me hace mucho daño ver cómo te quitas años de vida en cada cigarro que enciendes papa” y yo quedé devastado al ver que no sólo estaba envenenándome a mí mismo, sino que a mis niñas también.

Luego de eso, ella me ayudó a buscar la página oficial de imanes bioactivos los cuales se llaman Real Quit. Al leer los beneficios y todas las ventajas que proporcionaban estos Real Quit, no podía creer que fueran ciertos, pero prometí a mi hija que lo iba a intentar por lo tanto los ordené.

A los pocos días, cuando llegaron a mi casa, no quise perder ni un solo minuto más y los coloqué muy fácilmente en mi oreja. En mi caso, no dejé de fumar en la primera semana de usarlos, pero si reduje sustancialmente la cantidad.

Al poco tiempo de llevar usando mis Real Quit, pasaba días enteros sin necesitar un cigarro o sin desear una calada, pero lo mejor de todo esto es que no repercutía en mi humor ni tampoco me provocaba ansiedad.

Y después de sólo 3 semanas dejé por completo el cigarro, y no volví a comprar una cajetilla desde entonces.

Esto no sólo mejoró notablemente mi estado de salud, sino también mi aspecto, además recuperé el gusto y sentido del olfato que estaban completamente deteriorados cuando fumaba.

Han pasado 6 años desde que dejé de fumar, y no me alcanzará la vida para agradecerle a mi niña por haberme enseñado Real Quit, porque estoy prácticamente seguro, que no habría podido dejarlo de otra manera.

Es tan positivo el cambio que hice en mi vida gracias a estos cacharritos, que sentí que debía compartirlo con vosotros, que quizás, estéis en la misma situación que yo estuve y no logran verle la solución.

Desháganse para siempre de ese veneno que es el cigarro, hacedme caso, encarguen su Real Quit y se olvidarán de la tos, del constante olor y mal aliento por tras del tabaco, y lo más importante, dejaran de dañar su salud y quitaros calidad de vida.

Os comparto el sitio del proveedor oficial aquí donde pueden pedir su Real Quit.

¡Si yo pude, vosotros también!

 


  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest

Arturo Mecha

Licenciado en Administración de Empresas.


Pin It on Pinterest

Share This